27 Jun. 2020

La sociedad y su abanico político

Oscar A. Bottinelli

El Observador

Entre el 39% y el 40% debe considerarse el área de izquierda […] el nivel de firmeza del conjunto presidencial registra el 29% […] aparece un área propiamente en disputa para el periodo gubernativo que totaliza alrededor del 31% a 32% y se discrimina en tres segmentos: uno más proclive al presidente, del 19%; otro más desconfiado del presidente de la República, votante de ambos partidos socios, del 6% y uno imprevisible, votante sin efecto o a partidos menores, de otro 6%

El área realmente en disputa presidente-oposición va desde el 12 al 32%

El inicio de este gobierno resultó insólito, porque al décimo tercer día de asumir, el país quedó envuelto en una nube de coronavirus, que ocultó el juego político plural. Éste aparece paulatinamente en las últimas semanas con un nivel de tolerancia menor al habitual. Surge como primera interrogante analítica ¿A quiénes se dirige cada uno de los agentes políticos? ¿Quiénes son los destinatarios de sus respectivos mensajes?

Conviene antes que nada describir la segmentación política de la sociedad uruguaya, tal cual surge del Ciclo Electoral Nacional 2019, que grosso modo se mantiene invariada, sin que aparezcan modifcaciones relevantes. Hubo una definición popular en las Elecciones Nacionales del 27 de octubre (parlamentaria y primer turno presidencial) y otra en el Balotaje del 24 de noviembre; entre una y otra etapa hubo permanencias y cambios.

Sustantivamente, entre las Elecciones Nacionales y el Balotaje los partidos se comportaron grosso modo:

- Izquierda [Frente Amplio, Unidad Popular, Partido de los Trabajadores]: coherente

- Partido Nacional = coherente

- Nuevos Desafiantes [Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI), Partido Verde Animalista (PVA), Partido Digital]: mitad y mitad a cada fórmula presidencial

- Socios de Coalición Multicolor [Partido Colorado, Cabildo Abierto, Partido de la Gente, Partido Independiente]:en conjunto, de cada cuatro votantes tres se inclinaron por Lacalle Pou y uno por Daniel Martínez (el Partido Independiente fue alrededor de mitad y mitad a cada fórmula)

- Sin Efecto [Votos en blanco, sobres con hojas anuladas, votos observados anulados]: coherente La Tabla presenta los siguientes datos datos, con la salvedad que los redondeos a un solo decimal complican algo las cuentas.

Elec. Nales.Balotaje 27/11
27/10MartinezLacalle PouSin efecto
Izquierda 39,939,9
Nuevos Desafiantes2,41,21,2
Socios Coalición Multicolor25,56,319,10,1
Partido Nacional28,628,6
Sin Efecto3,63,6
Totales100,047,448,93,7

Nota: con tres decimales los porcentajes fueron: Lacalle Pou, 48,879; Martínez 47,356 y Sin Efecto, 3,765

En primer lugar es relevante señalar que la izquierda en su conjunto –y el Frente Amplio en particular- presentan total coherencia en ambos actos electorales y permite estimar los datos al 27 de octubre como su piso electoral. Quizás este piso puede tener un pequeño escalón más bajo, en base al análisis de la evolución de la Estimación de Voto del año 2019 registrada por la Encuesta Nacional Factum, que sugiere un segmento débil hacia el Frente Amplio de casi el 1% del electorado. Con lo que el piso absoluto de la izquierda, firme, sería del 39%. Por tanto, entre el 39% y el 40% debe considerarse el área de izquierda, a la cual no tiene capacidad de llegada el oficialismo.

En segundo lugar corresponde analizar el nivel de firmeza del conjunto presidencial, que puede construirse con los votos hacia el Partido Nacional el 27 de octubre más los votos que en octubre fueron hacia el Partido Independiente y en noviembre hacia Lacalle Pou. Esta construcción es producto de lo que se percibe como una sólida alianza del Partido Independiente con el presidente de la República y consecuentemente con su partido. Este conjunto registra el 29%. En principio, es invulnerable a la llegada no solo de la oposición, sino de los neutros o de los demás socios oficialistas. Pero el volcar la mitad pro presidencial del Partido Independiente en el nivel de firmeza presidencial, deja a su otra mitad (otro 0,5%) o en el área dura o en el área en disputa

Más allá de ese 68% o 69% (39 o 40 + 29) comienzan el área de disputa, que totaliza entre el 31% y el 32%.

Sin duda un segmento relevante y el más difícil para ambos bloques (Izquierda, oficialismo) es el conjunto neutro, compuesto por los votos sin efecto y los nuevos desafiantes, que totalizan el 6%. Más bien puede matizarse el concepto: es difícil penetrarlo por parte de cualquiera en cuanto a captación electoral, es altamente sensible a la posibilidad de ser volcado en favor o en contra del desempeño del gobierno o del desempeño presidencial, o volcables en una eventual instancia referendaria Y los vuelcos hacia uno u otro lado son imprevisibles. A priori, este conjunto se divide en tres quintos duramente neutros, un quinto más bien inclinable hacia el oficialismo y otro quinto más bien inclinable hacia la oposición.

Y aquí llega el conjunto más relevante, compuesto por los votantes de los socios de la Coalición Multicolor, que –descontado el segmento fuertemente pro presidencial del PI- alcanza el 25%. Grosso modo está compuesto por tres cuartos proclives al oficialismo con este presidente y un cuarto inicialmente refractario al presidente. En términos sobre el total del electorado, algo menos del 19% en favor del presidente y bastante más del 6% inicialmente en contra.

En síntesis, hay un área propiamente en disputa para el periodo interelectoral, para el periodo gubernativo (que no tiene que ver con la captación de votos electorales, aunque eventualmente sí para la captación de votos referendarios). Esta área totaliza alrededor del 31% a 32% y se discrimina en tres segmentos:

a) Un segmento inicialmente más proclive al presidente y cuyo comportamiento en gran medida va a quedar condicionado por lo que haga y diga tanto el Partido Colorado como Cabildo Abierto, y en particular sus líderes .por orden alfabético- Guido Manini Ríos, Julio Ma. Sanguinetti y Ernesto Talvi. Su dimensión se sitúa en el 19%

b) Un segmento más desconfiado del presidente de la República, votante de ambos partidos mencionados y seguramente influibles por los hechos y los mensajes de ambos, así como de los tres líderes. Su dimensión se sitúa en el 6% o algo más.

c) Un segmento imprevisible, votante sin efecto o a partidos menores, sobre el cual pueden influir y mucho los resultados de gobierno, así como los mensajes de todos los actores políticos, tanto de gobierno como de oposición. Su dimensión es de otro 6%